- Patrimonio histórico


El campanario de la basílica de Sant Feliu es, junto con la Catedral de Girona, una de las piezas arquitectónicas más reconocibles de las que recortan la silueta de la ciudad. Edificada encima de un antiguo templo paleocristiano, la basílica de Sant Feliu fue erigida en diferentes fases durante los siglos XII i XVII.

Hasta la irrupción de la Catedral de Santa Maria de Girona, la basílica de Sant Feliu fue el principal templo de Girona dedicado al culto cristiano.

El interior de la basílica contiene múltiples elementos de interés para el visitante, de entre los que destacan los 8 sarcófagos paganos y paleocristianos de los siglos III y IV, y el sepulcro gótico de Sant Narcís, que corresponde al S. XIV.

Web basílica de Sant Feliu



Publicitat

Disseny i manteniment web per a Empreses a Girona